vicenivi (vicenivi) wrote,
vicenivi
vicenivi

Negociaciones VI

ÁNGEL:

Esto no me gusta nada.

No me gusta este Patricio que no para de sobar a Spike. O de intentarlo, al menos.

No me gusta cómo nos ha situado, así que me levanto y me acomodo en un sillón desde donde puedo controlar hasta el menor de sus movimientos. Dios, es enorme y lo tiene medio aplastado. Spike parece muy vulnerable a su lado…y tan sexy, todo despatarrado, maldita sea. Sin dejar de vigilar al Xl’ug, le hago gestos con la barbilla para que se enderece.

¿Eh, los trámites de la tregua? Sí, claro, hemos venido a eso, después de todo, y saco el sobre que el Patriarca me confió y comienzo a hablar de objetivos y prácticas, soberanía y derecho, leyes consuetudinarias y tratos tácitos. Está claro que el tema no le interesa, porque juraría que cada vez que bajo los ojos para leer algo, él hace ojitos a Spike, pero lo hace de una manera tan sutil que no puedo atraparlo haciéndolo. Y si hago un espectáculo puede acusarme de querer boicotear este estúpido intento de tregua. Necesito tiempo, necesito reflexionar, y sigo hablando mecánicamente sobre la “aplicación de la inteligencia y el tacto en la dirección de las relaciones de las ramas independientes de un mismo clan”, mientras pienso que este lugar apesta, este tío apesta, todo este asunto apesta y son horrorosos esos cuadros de chuchos que hay colgados por todas partes y también hay chuchos de cerámica y armas extrañas, por todas partes, ahora que me fijo bien y sigo hablando del apestoso apartado b sobre las delimitaciones territoriales y antes de que me dé cuenta suelto un bramido y cambio de cara, porque el muy Apestoso le ha puesto la mano en uno de sus suculentos muslos, abiertamente, la veo ahí, claramente, apretando incluso, pero el Apestado le da unos golpecitos, sonríe calmosamente y dice que solo era un apoyo para levantarse, cojones era un apoyo, pero aprovecho que se levanta para ir a su escritorio para adelantarme, coger a Spike del brazo, tirar de él y sentarlo, no en mi regazo, aunque eso es lo que me gustaría, sino en el brazo del sillón que ocupo. Sólo entonces me calmo un poco.

El Patricio no dice nada de nuestro cambio de posición, me alarga algo así como tres carpetas llenas de folios con sus condiciones para acceder a la tregua. ¿Pretende que me los lea todos? ¿Ahora? ¿No deberíamos estar discutiendo, comparando, negociando, todo eso? Tanto papel me desborda. Literalmente. Quiero hacer esto bien, lo mejor posible, me he comprometido con el Patriarca. Pero tengo unas manos tan llenas de papeles que algunos se me caen al suelo. Tengo una cabeza que me da vueltas intentando sacar algo en claro. Tengo un childe travieso que aprovecha este preciso instante para vengarse de su momento de debilidad en la limosina y me está rascando la nuca…Mmmmm, sííííí, mmmm… Tengo a un poderoso y libidinoso jefe demoníaco al que se le cae la baba, y no lo digo figurativamente, cada vez que mira a mi childe. Y tengo una guerra a la que poner fin.

De verdad, no sé cómo me las arreglo para meterme en estos líos.

“Respecto a las infatigables perversidades de esas orgías…”, comienza el Patricio.

“Bonita familia,” le interrumpe Spike antes de que yo pueda siquiera pensar en actuar, señalando uno de los cuadros.

¿Familia? ¿Esa serie de chuchos sarnosos son la familia del Patricio? Dios, tengo la garganta seca y quiero salir de aquí. Como sea. No tiene sentido alargar esta situación ridícula e inútil.

“Dígame…”, comienzo, “¿Cree que llegaremos a alguna parte si seguimos con esto?”, y agito los papeles que, ahora sí, se desparraman a mis pies.

“En absoluto”, dice con toda desfachatez. “Nunca me ha interesado una tregua. Pero cuando supe que tú eras el negociador contratado, pensé que, a lo mejor, te acompañaba William…”, en realidad, pronuncia Wiiiiillllllll-llllllliiiii-am, la lengua obscenamente apoyada en los colmillos superiores. Ni de lejos resulta tan sexy como Spike cuando hace lo mismo, “…Pensé que no estaría mal escuchar de primera mano sus divertidas historias de Capri. Pero ahora que lo he visto en persona…estoy más que dispuesto a negociar una breve tregua…a cambio de algo, claro.”

“Claro”.
Tags: spangel
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 0 comments