vicenivi (vicenivi) wrote,
vicenivi
vicenivi

Negociaciones (Spangel TP)

Creo que el viaje a Asturias y la estimulante y cariñosísima presencia de Ehiztari, Demonio, su niño y Dina-mo (por orden de aparición, más o menos), me han dado alas. No encuentro otra explicación a tanto fic como estoy escribiendo, he batido mi propio récord, y todo.

No sé por qué los dos primeros drabbles me salieron así, sosegados y un poco tristones, pero siempre con un final esperanzador. (Mensaje subliminal a cierta señorita que me entenderá cuando lo lea sin darse cuenta, que para eso es subliminal:Resucítalooooooooooooooooooooooooooo. Fin del mensaje subliminal)

Este fic ya corresponde más a mi línea petarda habitual. ¡Lo tenía tan claro cuando comencé! Una par de escenas, unas cuantas frases graciosillas, o eso se pretendía, y sansacabó. Pero bueno, conforme fui garrapateando, la cosa se me complicó, se me fue la olla un tanto y el resultado es este, un batiburrillo esperpéntico ornitorrinco dadaísta alucinao, uséase, B.E.O.D.A.

Demonio, que es la Generosidad en persona , me ha dado unas cuantas ideas, me ha proporcionado un título más adecuado al que yo había pensado y me ha animado a publicarlo. Así que me lanzo en medio de laplaza, alzo mi (hipotética) montera y saludo:

"Va por uhtedeh"




Título: Negociaciones.

Pairing: ¿Tengo que ponerlo?Veeeeeenga, Chpangel

Disclaimer: Los personajes son del señor Whedon y toda su peña. Alabado sea por siempre Joss.

Los acontecimientos tiene lugar, mira por donde, tras NFA.




Diplomacia. Si volvía a oír esa puñetera palabra otra vez, Spike estaba seguro de que se pondría a aullar como una de esas jodidas banshee que habían aterrado la infancia del wanker. No se había hablado más que de diplomacia desde que recibieron la llamada del nuevo Patriarca de la familia Antiqa del clan de los Xl’ug, unos beligerantes demonios que mantenían una interminable guerra con la rama Ba’wda del mismo clan. Por lo que le había contado Ángel mientras se dirigían a Oregón, la causa inicial de tanta rivalidad y odio se había olvidado en la inmensidad del tiempo, pero la lucha continuaba encarnecidamente y muchos inocentes morían si, por casualidad, se encontraban por medio. Esa era la única razón por la que Ángel había accedido a acudir a la cita. O al menos, eso dijo y Spike no tenía ninguna razón para no creerlo, conociéndolo como lo conocía.

Al parecer, el nuevo Patriarca, era más hombre de negocios que su predecesor y deseaba "ampliar sus perspectivas" y para eso necesitaba una tregua y para eso necesitaba al Gran y Archiconocido Ángel, demonio diplomático donde los haya, como demostró en su época de CEO en W&H, antes de arrasarlo hasta sus cimientos.

Y durante el viaje, tres noches con interesantes y más que ilustrativas paradas en moteles durante el día, Ángel no dejó de perorar sobre la Diplomacia y sobre la importancia de los tratados entre los pueblos civilizados para evitar todo conflicto bélico y blablablá blablablá. Que desbarrara sin cesar, algo insólito tratándose de Ángel, no significaba que Spike le estuviera escuchado. Bueno, cuando no estaba dormitando, o repasando mentalmente su repertorio musical, o pensando con que podría sorprender a su Sire cuando pararan en el siguiente motel, o calculando si los cigarrillos que le quedaban serían suficientes, o distrayéndose mirando el paisaje, o tratando de componer un poema que nunca escribiría, claro, o intentando recordar dónde demonios se había comido a aquel comerciante que llevaba ese extraño gorro, sí lo había escuchado. Sin prestar demasiada atención, eso sí, pero le había escuchado. Era ante todo un Childe sumiso.

Ja.

El despacho del Patriarca era tan suntuoso y apabullante que hasta Ángel, acostumbrado al lujo de W&H, se quedó boquiabierto. Spike, hombre de mundo, fue más discreto. Se le cayó el cigarrillo de los labios y musitó: "¡Jodeeeeer!"

Entre tantos muebles y cortinas y alfombras y cuadros y estatuas, el Patriarca, una cosa de algo más de dos metros y aspecto difícil de definir, parecía casi inofensivo. Hasta que abrió las fauces y sus tres fileras de colmillos salieron a relucir, claro.

Se acercó a Ángel, los brazos extendidos:

"¡Bienvenido, bienvenido! No puedo siquiera comenzar a expresar mi agradecimiento porque haya accedido a hablar conmigo. El Magnífico Ángelus...

"Ángel", corrigió Ángel.

"El Magnífico Ángel, fuente inagotable de Sabiduría y Diplomacia..."

Sólo entonces pareció percibir la presencia de Spike y no pareció muy complacido. Quizás porque William the Bloody, no era famoso especialmente por sus aptitudes diplomáticas. Lo cual era una absoluta majadería, porque él podía ser tan puñeteramente diplomático como el Membrillo. O más incluso.

Si quisiera, claro.

Y va entonces y el Marica le señala con gesto paternalista: "No se preocupe. Lo tengo bajo control"

Spike levantó las cejas , tanto que creyó que se le iban a salir por el cogote, abrió la boca para replicar, pero Ángel lo cogió del brazo, alejándole con bastante brusquedad y murmurando: "Disculpe, tengo que hablar con mi...ejem"

Su...ejem se dejó llevar más bien arrastras hasta la ostentosa librería. Una vez allí, su Sire empezó a farfullar sobre la guerra, la paz, los inocentes, el bien, el mal, la redención, el infierno, la importancia de la diplomacia y los acuerdos en el mundo civilizado. Y aunque no lo confesaría ni bajo la más refinada de las torturas, tenerlo tan cerca, susurrándole, y diciendo tales tonterías, lo estaba poniendo cachondo. Y cuando Ángel, tras repetir unas cuantas veces lo de los "pobres inocentes que mueren sin razón", comentó, como de casualidad, que se les estaba acabando el dinero, se le despertó su otro interés. Por último, cuando, mirándole con esos ojos de cachorro que le resultaban irresistibles, le pidió, por centésima vez desde que hicieron el equipaje, que se comportara, Spike le prometió, por centésima vez también, que sería un niño bueno y se sentó en el enorme sofá, junto a un grandullón que debía ser el guardaespaldas del Patriarca.

Durante un rato los oyó hablar, sentados frente al gigantesco escritorio: que si la diplomacia, que si los acuerdos bilaterales tácitos, que si los pactos parciales, que si las negociaciones y el recurso del derecho... Empezaba a marearse de puro aburrimiento cuando vio que el guardaespaldas disimulaba a duras penas un bostezo. Se estudiaron mutuamente, se sonrieron y empezaron a hablar.

El tipo era agradable, feo como un demonio, valga la redundancia, pero resultaba simpático y su aliento olía a destilería añeja. Pronto encontraron puntos en común y empezaron a hablar brevemente, de sus jefes, de la tregua, de la situación, y luego, más extensamente, de marcas de tabaco y alcohol, marcas de coches y motos, e incluso de música, en la que no coincidían, y series de televisión, en las que criticaron acaloradamente la actuación de ciertos personajes que los dos odiaban a muerte.

En un momento dado, el tipo se puso sentimental e, inclinándose sobre el rubio, sacó del bolsillo una fotografía de su familia y se la enseñó. Spike casi echó a correr del susto, pero se las arregló para asentir con gesto apreciativo. Chúpame la polla, Peaches, yo también sé ser diplomático. Incluso halagó a los tres engendros del tío. Ojalá el wanker pudiera escucharlo. Dejaría, entonces, de dudar de su capacidad diplomática.

Estaba el orgulloso padre explayándose sobre las hazañas deportivas de su vástago mayor en lanzamiento del jabalí, cuando se llevó una mano al oído. Por medio de un auricular, fue requerido en otro sitio. Miró al Patriarca, que asintió, estrechó la mano de Spike y se marchó.

Una vez sólo, el rubio se esforzó en escuchar la concienzuda conversación que mantenían los otros dos sobre "actividades esencialmente políticas" y toda esa mierda. Pero pronto se distrajo mirando a su Sire. Le gustaba verlo así, inmerso en el trabajo, reconcentrado y examinando los pros y los contras, sin permitir que nada ni nadie le apartase del hilo de sus pensamientos. Serio. Inconmovible.
Tags: spangel
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 0 comments